RELACIONES PÚBLICAS MÁS ODIADOSLigre.com presenta…

El Personaje Más Odiado 4

Los Relaciones Públicas de Discotecas

(Gremio de Discotecas I)

¿Nunca te has ido de juerga con los amigos y de repente te ha asaltado un relaciones públicas de estos?.

Seguramente sabréis a lo que nos referimos.

Los más odiados de este mes (y de muchos más, sobre todos los meses estivales), son los relaciones públicas de las discotecas, esos que te asaltan para que entres en el pub tal o cual, con el pretexto de que al entrar te regalarán unos chupitos, o te harán un descuento de un 2×1, te regalarán cubatas o vete tu a saber qué.

Esta gente son odiados a más no poder y a continuación exponemos los motivos:

1. Suelen ser más altos/as, más guapos/as, más atractivos/as y más divertidos/as que tú.

2. Dan más morbo que tú: siempre tienen un acento mezcla de italiano y argentino, que tanto a ellas como a ellos: «les pone».

3. Siempre están sonriendo.

4. Son más listos/as que tú: mientras tú estás de juerga y normalmente tajao, ellos están trabajando, con lo que los odias con más motivo.

5. Ganan dinero a costa de timarte vilmente.

6. «No se rinden»: aunque en la misma noche hayan intentado colártela 3 o 4 veces, ellos insisten si vuelves a pasar por su lado.

7. Son inmunes a los insultos (normalmente a los relaciones chicos) y a las barbaridades (relaciones chicas) que les soltamos y que les sueltan los que están peor que tú.

Y ahora vamos con el más importante:

8. Te chafan la noche.

Estás ya con el puntillo, dando tumbos por ahí con tus tajados amigos, y de repente aparece un chaval argentino muy simpático, que amistosamente os invita a que vayáis a un nuevo pub que está muy bien, el pub «Harly» y que os regalarán unos chupitos. De primeras esto suena muy bien, además, como lo más normal es que vengáis de botellón: Estáis Tajados, así que es probable que hagáis cualquier cosa.

El relaciones públicas de turno os pregunta «¿Cuántos sois?», y apunta algo detrás de una tarjetita que os entrega a uno del grupo (como las que podéis ver aquí), quien con tal privilegio se siente el jefe, el más importante.

humor/masodiado/masodiado4/relacionesp3.jpg

humor/masodiado/masodiado4/relacionesp4.jpg

Lo normal, si el relaciones públicas tiene mucho interés (y quiere asegurarse el pan de mañana) es que os acompañe hasta el sitio. Sitio que resulta ser una bazofia, está vacío, sólo hay cuatro pringaillos, que al igual que tú y tus amigos han caído en la trampa.

Por supuesto, entráis, para «no quedar mal con el chaval», con el firme propósito de «tomaros los chupitos y largaros». Cuando estáis dentro del pub pedís los chupitos y «sorpresa», solamente os lo dan si pedís una copa.

Empiezan los mosqueos.

Empiezan tus amigos y tu mismo a cagarte en el de la barra y en el relaciones públicas.

Total, que u os tomáis una copa, que vale 12 euros, u os vais por donde vinísteis. Salís del pub de los demonios y os dirigís de nuevo en la calle, con un conocimiento más o menos claro de hacia donde vais. Tú y tus amigos de repente os encontráis con un pedazo de inglesita que os invita a ir a una discoteca, la «Hiven» y que además te regalan una copa. Con mucha suerte, alguno del grupo se dará cuenta de que de nuevo «nos la van a tomar», pero será tarde, porque la mayoría del grupo se irán embobaos detrás de la macizorra.

Una vez más: nos han timado. Para entrar a la discoteca hay que pagar 15 € y sí, te regalan una copa. Cuando nos damos cuenta, la mozuela se ha ido corriendo a por más víctimas y nuestras ganas de ponerla a parir se desvanecen, al estar frente a los gorilas de la puerta de la discoteca, mirándonos con cara de «chaval, o entras o te largas».

Si no estáis muy tajados, lo normal (y lo mejor que podéis hacer) es que os vayáis.

En esto que se os cruza otro relaciones por el camino, este es español y cuando se os acerca, todos le miráis con cara de mala leche, ¡Nos han echado a perder la noche!. Os ofrece «lo mejor», ni chupitos ni nada: un 2×1 en el pub «Poxo», garantizado, «sin malos rollos». De nuevo picáis y aceptáis la ofrenda. Las copas están tan caras, que tenéis que tomar cerveza de la barata.

Salís tajados del todo, cantando «Como coja a un relaciones, lo voy a machacar, como coja a un relaciones, lo voy a machacar la la la la la la, lo voy a machacar».

Si en este momento se os cruza otro relaciones por vuestro camino, pobre de él o de ella.

Aviso Importante:
Todos estos motivos se acrecientan conforme nos vayamos acercando a las zonas costeras y al veranito. Cuanto más cerca de la playa esté la zona de marcha en cuestión, más buenas estarán las relaciones públicas y más morbo te darán, también ellos.

Así que ya sabes: cuando te encuentres con un pájaro de esta calaña, ¡¡¡huye!!!.

– Elaborado por Deivids –